CELADA POLICIAL PARA DETENER A PERIODISTA SOCIAL EN SUPUESTA FIESTA CLANDESTINA

Un polémico operativo policial resultó con una única detenida por participar de una supuesta fiesta clandestina, justamente la periodista comunitaria y social Macarena Quíntela, responsable de la cobertura de la actividad de Movimientos Sociales para el matutino cooperativo El Diario de la Región y también integrante del equipo de Prensa del Movimiento Social Unidos por el Chaco, que referencia Emerenciano Sena.

Quíntela fue detenida el sábado a la madrugada por su supuesta participación en una fiesta de la qué, a juzgar por el resto de las detenciones, era su única participante.

Además del delito de violentar los términos de aislamiento social por el control de la Pandemia COVID 19, la periodista fue acusada de resistir la detención y agredir a los policías que la pretendían aprender.

En el primer contacto con su abogado Juan Díaz, Quíntela relató que en la fiesta en la que participaba, junto a muchas otras personas, intervino en defensa de una amiga en situación de acoso por parte de una persona a la que interpelo, para que abandonara su actitud y que a la postre, resultó ser uno de los policías integrados al operativo montado a la salida del evento.

“Ella señala que la misma policía que ella impidió, acosara a u amiga en la fiesta, la detuvo junto a otros a la salida” señaló el abogado de la única detenida. Quíntela, de un metro 50 de altura y unos 45 kilos, fue acusada de agredir a los policías durante su arresto, a pesar de ser también la única lesionada, tal cual la constataron los peritajes médicos de parte.

La Periodista había protagonizado este jueves, la intermediación ente los asambleístas de los movimientos sociales y colegas de diferentes medios que desacataron el pedido de no grabar la asamblea que transcurría en la avenida Sarmiento, a la altura del Puente sobre el río Negro, negándose a esperar sus resultados para hacer entrevistas.

Ese hecho terminó en enfrentamientos y corridas entre reporteros y manifestantes en los que Quíntela vio desbordados sus intentos conciliadores. “Esa única detenida de una supuesta fiesta clandestina, es la única lesionada y dicen que ella fue la que atacó a la Policía que estaba acosando a una amiga y no le perdonó que la defienda.

Es la única periodista que evitó la provocación armada esta semana en la avenida Sarmiento. Resulta que ahora no solo tenemos que soportar el avance del Estado Policial y la Violencia Estatal de Género!”, señalaron militantes sociales que intervinieron en la gestión y reclamo de libertad de la periodista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *